Motivación

La transformación de la Universidad de Alcalá - De 1836 a 2036.

La Universidad de Alcalá tiene una historia única. Fue la tercera universidad que se funda en Castilla tras las de Palencia (trasladada a Valladolid) y la de Salamanca. Sirvió como modelo a muchas universidades americanas, albergando en sus aulas estudiantes tan ilustres como Lope de Vega, Ignacio de Loyola o Jovellanos. Todo ello, sin embargo, no consiguió evitar que en 1836 el gobierno del momento decidiera su cierre y su traslado a la Corte. Ahora, transcurridos más de 40 años desde que en 1977 sus puertas abrieran de nuevo, ya como una universidad moderna, consideramos que es un excelente momento para profundizar conjuntamente en el proceso de reflexión sobre el futuro de nuestra universidad.

Pensar en el futuro de una institución, cualquiera que sea, supone establecer una estrategia que permita alcanzar las metas fijadas. Las instituciones más dinámicas son capaces de establecer metas cercanas, a dos o tres años. Sin embargo, hay otras para las que no es posible apreciar el efecto de los cambios realizados hasta pasado bastante más tiempo. Este es el caso de las universidades. Como simple ejemplo, si como resultado de nuestro análisis quisiéramos implantar nuevos grados, los primeros estudiantes no saldrían al mercado laboral hasta cinco o seis años después y no sería posible evaluar los resultados hasta, al menos, cuatro años más tarde, cuando esos grados fueran acreditados.

Esto nos lleva a pensar en una fecha suficientemente lejana como para que podamos pensar en cambios reales, y creemos importante darle un significado simbólico que ilusione a toda la comunidad universitaria. Por este motivo, nos fijamos el año 2036 como fecha objetivo para desarrollar un Plan Estratégico a medio plazo que, de forma simultánea, incorpore planes con acciones concretas a más corto plazo. Doscientos años después de que cerrase sus puertas, la Universidad de Alcalá se transforma para ser una institución comprometida con su entorno en el sentido más amplio de la palabra, innovadora, cercana e internacional al mismo tiempo y, por supuesto, excelente.

Para hacer esta transformación necesitamos contar contigo. Necesitamos la participación activa de todos los miembros de la comunidad universitaria, porque sólo si entre todos y todas diseñamos un mismo futuro compartido, este podrá llegar a ser una realidad. De la misma manera que las primeras universidades se crearon como una agrupación de estudiantes y profesionales en busca del saber, es imprescindible que este cambio se produzca con la colaboración de toda la comunidad universitaria: estudiantes, personal docente e investigador y de administración y servicios.

Si en 1836 fue cerrada la antigua Universidad de Alcalá, trabajemos para ser, en 2036, una universidad líder en el contexto internacional, reconocida por su compromiso con nuestra lengua, la sociedad y el medio ambiente, que alcance y, por qué no, incluso supere el prestigio que la llevó a ser un modelo a imitar siglos atrás.

Misión, Visión y Valores